Loading...

miércoles, 28 de enero de 2015

Tempus fugit


Hace tiempo que no entraba a escribir en este pobre blog en ruinas. Mucho tiempo. Pero el tiempo es así, a veces es un relámpago herido que escapa y otras es arena que discurre lentamente hasta llevarnos a la desesperación.
En este tiempo la reflexión, el silencio, las palabras de otros han sido mis compañeros, pero siempre a través de la búsqueda. Recorrí espacios buscando respuestas.
¿Por qué buscamos? Porque es la única manera de llegar a ser felices.
¿Por qué no nos conformamos con lo que tenemos? porque conformarse es morir.
¿Por qué no nos consolamos con el pasado? Porque nos regalaron el olvido.
¿Por qué  no quedarnos con lo seguro? Porque nos marchitaríamos como una flor en el desierto.
¿Por qué arriesgar lo que tenemos por lo que desconocemos? Porque vale la pena perder para ganar.
¿Por qué buscar en el suelo lo que habita en las estrellas? Porque el miedo nos ata a la tierra.
¿Por qué no amar a pesar de todo? Porque el "a pesar de todo" es una roca que lleva escrita la palabra NO.
Por supuesto que las mejores respuestas que encontré fueron las más dolorosas; sin embargo, no por ello, menos verdaderas. Descubrí que la composición del tiempo es de lágrimas y fuego y que es el único maestro que no se agota en su tarea, que sigue enseñándonos con su paciencia infinita de  demiurgo y escultor. Después de todo, es él el que crea los diamantes.